PROFESOR:

Alejandro Alcalá



Las complejas luces y sombras que enturbian o alegran nuestras experiencias son creadas por objetos. La luz no puede atravesar los objetos opacos, por lo tanto, de esta propiedad nacen las sombras, imágenes oscuras que proyectan un cuerpo opaco, un cuerpo que se puede diseñar por medio de estrategias no convencionales que funcionan mediante un lenguaje algorítmico. Un objeto que además de ser creado por un ser, tiene que enfrentarse a elementos naturales como el viento, la gravedad y el ruido, elementos obsequiados por la madre naturaleza que logran crear diferentes variables, capaces de cambiar el tamaño de la sombra, con la simple acción de mover o variar el objeto.
Existe una escala de grises situada en medio del blanco y el negro que en muchas ocasiones nos enfrascan en un sí o un no, permitiendo tomar una perspectiva diferente. En donde el claro y oscuro se desvanecen para definir contornos y figuras dentro de una misma, y donde conviven múltiples variables de ella. Como si allí habitara más de una dimensión. Un objeto puede ser visto de distintas formas, cada individuo lo interpreta y/o percibe de acuerdo con su experiencia, lugar y momento.